jueves, 4 de septiembre de 2008



Si me dices que si, piensalo dos veces, puede que te convenga decirme que no. Si me dices que no, puede que te equivoques yo me dare a la tarea de que me digas que si, si me dices que si dejare de soñar, y me volveré un idiota, mejor dime que no y dame ese si como un cuenta gotas. Dime que no pensando en un sí y déjame lo otro a mí que si se me pone fácil el amor se hace frágil y uno para de soñar. Dime que no y deja la puerta abierta. Dime que no y me tendrás pensando todo el día en ti planeando la estrategia para un sí. Dime que no y lánzame un si camuflageado, clávame una duda y me quedare a tu lado.

No hay comentarios: