jueves, 22 de enero de 2009

Cada situación que vivimos, cada alegría, cada tristeza, cada sueño, y cada decepción. Cada encuentro, cada desencuentro, cada muerte y cada renacer. Todo fue un paso, un aprendizaje, para poder estar listos. Estar listos para aceptar que existimos por una razón. Listos para nuestra misión en la vida. Listos para ser los protagonistas de nuestro cuento. Listos para amar. Listos para sentir. Listos para entregarnos. Tras las nubes el cielo es siempre azul. El camino de regreso a casa puede ser largo y difícil. Pero la historia larga o la corta siempre terminan en un final feliz. Lo importante no es la llegada, es el camino. Estar listos para el camino. Las despedidas son promesas de reencuentros. Los finales son posibilidades de nuevos comienzos. Finales y comienzos, partidas y llegadas, son solo momentos del viaje. Tener un buen viaje, es todo lo que uno puede desear.

No hay comentarios: